Para Leo: Prólogo

Aquel día amaneció teñido de color rojo. Rojo de ira, de pena, del sol que se resiste a salir. Y las nubes, como algodones sangrientos, se arrastraban por el cielo hasta cubrirlo por completo.

Pero no llovía.

Una carretera serpenteaba hasta perderse en el horizonte. El viento apenas removía la hierba seca en la orilla del asfalto. Los restos de un coche azul yacían en la cuneta.

La ambulancia se había ido hacía rato y en aquellos momentos sólo quedaban el olor a fuego y el eco de un grito cruzando el vacío.


¿Con ganas de más? Lee aquí el capítulo uno.

Imagen: Andi Campbell-Jones

Este es un capítulo de mi novela “Para Leo”, un proyecto en curso que me apetecía empezar a compartir poco a poco con vosotros. Agradezco preguntas, sugerencias, críticas (por favor, sin cebarse) y, en general, cualquier opinión. Los comentarios ayudan mucho, aunque no lo parezca.

Anuncios

2 comentarios en “Para Leo: Prólogo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s