Para Leo: Capítulo 5 (Vera)

Lee aquí el capítulo 4.

15 de enero, 2015

Querido David,

La psicóloga dice que debo poner nombre al sufrimiento. Imaginar tu ausencia como algo físico, tangible, algo que pueda agarrar y moldear y aplastar con mis propias manos. Pero todavía no se me ha ocurrido nada tan inmenso como el vacío que me has dejado. El océano, la luna, tal vez. El universo, siempre en expansión, siempre. Pero ella dice que eso no vale, que es trampa. Que la ausencia es algo sólo de este mundo, y me ha prometido que se hará pequeña, que me ayudará a hacerla pequeña. No puedo creerla.

Seguir leyendo

Anuncios

Para Leo: Capítulo 4 (Leo)

Lee aquí el capítulo 3

15 de enero, 2015. 16:45.

“Hola, tío.

¿Eso de tus mejillas es un poco más de color? Te veo genial, David. Ja, ja, ja. Joder. Perdona, hoy ha sido un día raro. Debería haber seguido el ejemplo de Vera y haber pasado de ir a clase. Al fin y al cabo, los viernes sólo tenemos con Granados y es una maría de asignatura. Cualquiera diría que en cuarto de Periodismo seguiríamos estudiando Redacción Periodística… bueno, bienvenidos a la Complutense.

Seguir leyendo

Para Leo: Capítulo 1 (Vera)

Lee aquí el prólogo

14 de enero, 2015

Querido David,

Casi pareces una máquina del futuro, una momia robot, con tantos tubos y tantas vendas. ¿Estás muerto ya? Los doctores dicen que no. Dicen que son estos aparatos que hacen ruido los que te mantienen vivo. Que te rompiste el cuello y que dará igual si despiertas. En cualquier caso, no volverías a caminar. Dudan de que pudieras siquiera hablar.

Seguir leyendo

Para Leo: Prólogo

Aquel día amaneció teñido de color rojo. Rojo de ira, de pena, del sol que se resiste a salir. Y las nubes, como algodones sangrientos, se arrastraban por el cielo hasta cubrirlo por completo.

Pero no llovía.

Una carretera serpenteaba hasta perderse en el horizonte. El viento apenas removía la hierba seca en la orilla del asfalto. Los restos de un coche azul yacían en la cuneta.

La ambulancia se había ido hacía rato y en aquellos momentos sólo quedaban el olor a fuego y el eco de un grito cruzando el vacío.

Seguir leyendo