Reseña: Traición, de Scott Westerfeld (Uglies, #1)

Antes de nada, disculpas por haber desaparecido durante el último mes. No es que no haya tenido tiempo para leer nada: he terminado Uglies, de Scott Westerfeld (Traición, en español, por alguna razón que no acabo de comprender); Standard Deviation, de Katherine HeinyHunted, de Megan Spooner, y El juego de Ender, de Orson Scott Card – creo que no está nada mal para el pésimo ritmo que he llevado este año. El caso es que hoy os voy a hablar de Traición, de Scott Westerfeld. Ya sé que este libro es de hace siglos (2005, para ser exactos), pero lo terminé hace poco y quería compartir mis impresiones con vosotros.

Seguir leyendo

Reseña: Un cuento oscuro, de Naomi Novik

Me enfrentaba a Uprooted (Un cuento oscuro, en español), de Naomi Novik, con sentimientos contradictorios. Por un lado, el hecho de que lo vendieran como un retelling de La bella y la bestia me tenía muy preocupada. Por otro, las estelares reseñas que había leído y escuchado me hacían llegar con las expectativas muy altas. Y, por qué no admitirlo, la bellísima portada de esta novela me hacía querer disfrutarla para poder dejarla en mi estantería con orgullo y no con pena. NO ME DEFRAUDÓ. Brillante, brillante, brillante. Lenta en algunos pasajes, pero brillante en general. Vamos a ello.

Seguir leyendo

Reseña: Mil lugares donde encontrarte, de Claudia Gray

Otro título terriblemente traducido al español. Tampoco es que A Thousand Pieces of You fuera el título del año, pero la traducción lo hace aún peor. En fin. El caso es que yo ya había leído la saga Medianoche de Claudia Gray cuando estaba en el instituto. La verdad es que no recuerdo muy bien de qué iban los libros, pero sí me acuerdo de que se trató de una lectura rápida, simple y entretenida. Hace poco descubrí que la autora había escrito una nueva trilogía sobre viajes interdimensionales y, como la idea me pareció bastante intrigante, me hice con una copia.

Seguir leyendo

Reseña: Red Queen, de Christina Henry (Las Crónicas de Alice, #2)

Ah, las secuelas, esas cosas que tanto en cine como en literatura (como en el amor) pueden funcionar muy bien o muy mal. No hay punto intermedio. A pesar de que  Alice, de Christina Henry, no me gustó especialmente, sí me dejó con ganas de saber cómo terminaba esta duología que reimagina el cuento de Alicia en el País de las Maravillas. Ya dije en mi reseña que se trataba de una historia extraña, narrada en un tono casi infantil que contrasta brutalmente con la naturaleza maquiavélica de los personajes y del entorno. Red Queen sigue en esta línea, pero en mi opinión ese tono como de fábula termina conquistando la narración y el personaje de Alice, al menos para mí, se convierte en una irritante heroína. Por no hablar de ese toque siniestro que caracterizaba el primer libro y que en este brilla por su ausencia.

Seguir leyendo

Reseña: Alice, de Christina Henry (Las crónicas de Alice, #1)

Estos últimos años parece que se han puesto de moda los retellings – versiones de cuentos clásicos con un giro terrorífico, futurista, fantástico, o cualquier otra cosa que se os pueda ocurrir. Esta nueva obsesión por las historias para niños comenzó con la publicación de novelas juveniles como Cinder, de Marissa Meyer, una reimaginación de CenicientaUprooted, de Naomi Novik, una siniestra versión de La bella y la bestia, o ¡Dorothy debe morir! de Danielle Paige, una secuela de El mago de Oz en la que la villana es Dorothy. Si os interesa leer más sobre este fenómeno os recomiendo echar un vistazo a este gráfico publicado por Epic Reads que muestra todos los tipos de retellings que hay en young adult fiction:

ya_retellings_all_web-3-1

El caso es que este mes he terminado Alice, de Christina Henry, un retelling de Alicia en el país de las maravillas… para adultos. Se trata de la primera parte de una duología con la que me topé por casualidad en una librería. Lo primero que me llamó la atención fue la portada (¡como siempre!). Una rápida consulta en Goodreads, donde las reseñas la califican de “terrorífica”, “siniestra”, “oscura” y “perturbadora”, terminó de picar mi curiosidad, y volví a casa con ambas entregas debajo del brazo.

Seguir leyendo